Abogados Expertos Especialistas       Calahorra - Logroño - La Rioja - Navarra

Ignacio Fernández Blanco Abogados Expertos Especialistas



Fernández Blanco Abogados Expertos Especalistas

Derecho Matrimonial y de Familia

Separaciones, Divorcios, Parejas de Hecho, Guarda y Custodia de hijos. 

Pensiones de alimentos y compensatoria. 

Disolución y liquidación de la sociedad de gananciales.

Abogado Matrimonialista

Es muy importante consultar con el abogado antes de llegar a un acuerdo con el otro cónyuge o progenitor, para evitar situaciones en las que sea muy difícil "volverse atrás"

Criterios Jurisprudenciales. -Extracto de apuntes de la conferencia de la Magistrada Elisa Mediavilla

Atribución de la vivienda

1.- Criterio básico aunque admitiendo excepciones a la regla general: atribución al cónyuge que asume la custodia de los hijos comunes, sea de titularidad privativa o ganancial. Limite temporal: hasta que alcancen los hijos la mayoría de edad o independencia económica.

2.- No existen hijos comunes, la vivienda es ganancial: regla general concesión de la vivienda al cónyuge con interés mas necesitado de protección. 

La tendencia es a establecer limite temporal o hasta la liquidación de la sociedad de gananciales.

3.- No existen hijos comunes, la vivienda es de titularidad privativa. Atribución al cónyuge propietario. Será muy raro (casi imposible) el caso en el que se conceda el uso a favor del otro cónyuge por considerar al no propietario como interés mas digno de protección. 

Las pensiones alimenticias

1.- Su importe: El código civil exige tener en cuenta la capacidad económica del obligado y las necesidades del alimentista. Si se da concurrencia de pago de pensiones alimenticia y compensatoria con la atribución del uso de la vivienda, el importe de las pensiones debe tener en cuenta ese esfuerzo añadido. La utilidad de las tablas de cálculo elaboradas por la doctrina es relativa y no aplicable a todos los casos porque se parte de criterios estadísticos que no tienen en cuenta las peculiaridades de cada situación. Así las tablas generalmente tienen en cuenta los ingresos del obligado al pago y el numero de hijos, pero no si además el obligado tiene otros hijos que mantener, unos gastos fijos mensuales muy elevados o así esta colaborando también cediendo el uso de la vivienda familiar a quien fue su cónyuge y a los hijos.

La pensión en los casos de custodia compartida:

  - Si los dos padres tienen idénticos ingresos (solo pago por mitad de gastos extraordinarios).

   - Si uno de ellos carece de ingresos (se fija una pensión compensatoria a cargo del que sí tenga ingresos, aunque debe ser menor que en el supuesto en que la custodia fuera atribuida al otro en exclusiva)

    - Si existe un gran diferencia entre los ingresos de uno y los del otro (el de mayor capacidad económica debe abonar una pensión a los fines de que en el tiempo que pasen con el otro progenitor, la situación de los hijos no empeore sustancialmente dándose lugar a la manipulación de los menores a través de regalos que el otro padre no puede permitirse).

2.- La cesación de la obligación de pago: se produce con la independencia económica del hijo que alcanza la mayoría de edad o el no acceso a esa independencia económica por motivos que solo al hijo son imputables.

6.- Los gastos extraordinarios. Salvo que nos encontremos en un divorcio de mutuo acuerdo, la tendencia es fijar como tales exclusivamente, exista o no acuerdo de los padres al respecto en cuanto a la realización del gasto, los siguientes: los médicos y sanitarios no cubiertos por la seguridad social las clases de refuerzo de actividades extraescolares. Lo lógico si los padres se lo pueden permitir es que se sigan además pagando al 50% por ambos las actividades extraescolares de todo tipo que los hijos cursaban antes de la crisis matrimonial. Con respecto a las nuevas, será necesario el consentimiento de ambos padres para su reparto al 50%.

La pensión compensatoria

El requisito básico para el nacimiento del derecho: tiene que darse una situación de desequilibrio económico que se origina precisamente por el hecho del divorcio. La primera consecuencia de esto es que no se puede solicitar pensión compensatoria en sede de medidas provisionales, solo en pleito principal de separación o divorcio. Los elementos a tener en cuenta para la determinación de su importe están claramente especificado por el legislador en el art 97 cc, debiendo tenerse en cuenta además que resulta prueba muy útil aquella que venga enfocada a dejar ver qué tipo de vida llevaban los cónyuges mientras estaban casados, que no podrá llevar aquel que sufre el desequilibrio después del divorcio.

La temporalidad: debe atenderse a la edad  del favorecido y a su capacidad para acceder a una mejora de su situación. Cuanto más joven sea la persona, mejor formada esté, y siempre que no este incapacitada para trabajar, más posibilidades tiene de acceder a un empleo o a mejorar sus ingresos futuros, por lo que más limitada en el tiempo debe ser la pensión. La limitación puede establecerse en la sentencia de divorcio o bien fijarse más adelante en sede de modificación de medidas.

La supresión del derecho a la pensión: Según el art.101 cc, son el matrimonio o la vida marital con tercero o la desaparición del desequilibrio económico, bien por una mejora en la situación del favorecido, bien por un empeoramiento en la situación económica del obligado. La muerte del obligado en principio no extingue el derecho, obviamente si lo extingue la muerte del favorecido.

Indemnización por el trabajo domestico en el régimen de separación de bienes.

Fijada por el artículo 1438 del c.c., se trata de una cuantía a tanto alzado que puede exigirse para que se remunere el trabajo domestico prestado por uno de los cónyuges durante el matrimonio cuando el régimen económico sea el de separación de bienes. Es compatible con la pensión compensatoria, y según la jurisprudencia actual no es necesario que el cónyuge obligado a su pago haya experimentado un incremento patrimonial durante el matrimonio para que proceda su devengo.

La guarda y custodia de los hijos menores

Las posibles opciones, atribución en exclusiva de custodia y custodia compartida. 

La atribución exclusiva, es por ejemplo, el único medio posible, cuando los padres viven en localidades distintas a cierta distancia, porque el hijo tiene que ir al colegio en una localidad  en otra, pero no puede simultanear ambas. También es el más factible cuando los hijos son muy pequeños, o cuando no existe un correcto entendimiento entre los padres, porque dificilmente podrán ponerse de acuerdo en unos mínimos de educación formación, y rutinas similares. Se atribuye la custodia principal al progenitor que ha sido el cuidador principal durante la vigencia de la vida en familia, siempre que demuestre idoneidad para seguir ejerciendo el cargo, lo cual obviamente puede verse afectado por problemas mentales graves, drogodependencias, alcoholismos etc….

 Los regímenes de visitas. El estandarizado atribuye al no custodio los fines de semana alternos de viernes a domingo o lunes y uno o dos días a la semana por la tarde.

El lugar de intercambio será el colegio o en su caso el domicilio del niño. En casos conflictivos en los que realmente existe una justificación puede utilizarse el punto de encuentro familiar, pero este servicio, debemos recordar que es un medio preferente para los casos de violencia de genero. El punto de encuentro en los juzgados de familia debe utilizarse para reiniciar relación paternofilial interrumpida durante mucho tiempo o enrarecida por cualquier causa, para la vigilancia de progenitores incumplidores (tanto de la obligación de entregar como de la de recoger al niño), para el control de progenitores con adicciones que deben acreditar que recogen a sus hijos en buen estado y con capacidad para cuidar de ellos durante la visita, etc.

En ningún caso podrá sustituirse el punto de encuentro familiar por el cuartel de la Guardia civil de la localidad o la comisaría de policía. Si en la localidad de los progenitores no existe el servicio del punto de encuentro, deberán desplazarse al de la localidad mas próxima o bien deberán utilizar la intermediación de un familiar o de una persona de confianza de ambos que se preste a ello.

Cuando los padres viven en localidades distintas el régimen de visitas tiene que tener en cuenta los viajes que se obligara a hacer al niño, no es beneficioso que el menor pase la mitad de sus fines de semana en la carretera hasta que cumpla los 18 años, por lo que lo mas recomendable será conceder al no custodio un fin de semana de cada cuatro, y por ejemplo, compensarle con mas días en las vacaciones escolares.

Las vacaciones se reparten por mitad. Si no existe buena relación entre las partes será preferible establecer un régimen sencillo porque uno que pretenda regularlo todo siempre dejara lagunas y por lo tanto, generara conflictos.

Cuando los niños son muy pequeños, no es conveniente que se les separe del cuidador principal durante largos periodos de tiempo, por lo que en las vacaciones de verano, es mejor que se distribuyan por semanas o quincenas en lugar de por meses. En estos casos además, especialmente cuando se trata de bebes, hasta el año o año y medio de edad, resulta mas beneficioso para potenciar la relaciono n el no custodio que se establezcan visitas frecuentes y cortas que largas pero muy espaciadas en el tiempo.

Por muy pequeño que sea el niño, cuanto antes se incluya la pernocta en la visita con el no custodio, antes se generara en el niño una rutina a la que acomodarse con facilidad. El postergar la pernocta resulta algo artificial, y puede enrarecer la relación del no custodido con su hijo, suele partir de una desconfianza en el no custodio que en casi todos los casos no esta fundada. Puede solicitarse que durante los meses de lactancia se excluyan las pernoctas con el padre, pero siempre que la lactancia sea cada pocas horas. Cuando el niño combina la lactancia con el biberón, no existe óbice para que el padre lo lleve a dormir con él por la noche.

Puede privarse a un progenitor de su derecho a visitas si se demuestra que no es apto para cuidar del niño. Las causas serian de nuevo el alcoholismo, la drogodependencia, enfermedades graves que requieran frecuentes ingresos hospitalarios y no dejen tiempo para la relación padre/hijo, enfermedades mentales con desestabilizaciones más o menos frecuentes que hagan pensar en una situación de riesgo cuando el niño esta con el enfermo, etc. Si el progenitor es drogodependiente, alcohólico o requiere tratamiento psiquiatrico por enfermedad mental grave, no es adecuado delegar en el punto de encuentro familiar la apertura en el régimen de visitas cuando se acredite una próxima recuperación. Resulta más adecuado no establecer régimen de visitas o establecer uno supervisado y con las garantías necesarias, y examinar de nuevo la cuestión judicialmente en una modificación de medidas.

Los incumplimientos del régimen de visitas pueden denunciarse en la jurisdicción penal pero también pueden dar a un proceso ejecutivo y lo más efectivo en estos casos son los medios coercitivos (multas, cumplimientos forzosos, modificación del régimen de custodia…) La eficacia de las resoluciones en esta materia no obstante es limitada cuando el incumplidor no es el progenitor sino el hijo, que ya con cierta edad, a partir de los 13 o 14 años, se niega a marchar con su padre o madre. En estos casos no cabe la utilización de medios coercitivos sino solo el intento de acercamiento entre padre e hijo en función de los medios disponibles (y teniendo en cuenta que los públicos son muy limitados) existiendo la posibilidad de que si la negativa del hijo es reiterada el cumplimiento de la visita pueda devenir imposible.

Matrimonial, divorcios, separaciones

Tramitación, demandas y contestaciones en los juzgados de Separación, Divorcio, Pareja de Hecho, Guarda y Custodia de hijo. 

Juicios de mutuo acuerdo y contenciosos

Pensiones de alimentos y compensatoria. 

Disolución y liquidación de la sociedad de gananciales.

Abogado Matrimonialista

Ignacio Fernández Blanco. Abogados